El Robledo se volverá a zambullir en el Bullaque

N. Sánchez - lunes, 31 de diciembre de 2018
El Robledo se volverá a zambullir en el Bullaque
La alcaldesa prevé una alta participación de bañistas después del varapalo del 31 de diciembre de 2017, cuando se tuvieron que bañar con cubos al estar el río seco

El chapuzón más esperado del año se producirá hoy a las 12.00 horas como marca la tradición en El Robledo. Tras el varapalo que sufrió el municipio el 31 de diciembre de 2017, cuando los robledanos no pudieron despedir el año bañándose en su río debido al bajo caudal provocado por un largo periodo de sequía, hoy los más valientes volverán a zambullirse en las gélidas aguas del Bullaque.
«El río está precioso, no con toda la cantidad de agua deseada, pero totalmente apto para que la gente se dé su baño», confirmó ayer la alcaldesa de El Robledo, Elena Tamurejo, que prevé una mayor participación precisamente por esta circunstancia. «Generalmente se bañan unas 40 personas, pero este año puede que incluso lo hagan más porque el pueblo lo está pillando con muchas ganas precisamente por lo que pasó la pasada Navidad».
Hace un año, tal día como hoy, con un río Bullaque prácticamente seco, una decena de vecinos del municipio optó en señal de protesta por acudir con cubos de agua a la ribera del río y bañarse a cubazos ante el desolador rostro de vecinos y visitantes. Era la primera vez que los robledanos no se zambullían en las aguas del afluente del Guadiana desde 1995 cuando un grupo de vecinos se comprometió a despedir el año bañándose en el Bullaque para celebrar que volvía a llevar agua tras un largo período de sequía.
La del año pasado era, sin duda, una estampa atípica, sin que los bañistas pudieran cruzar a nado de orilla a orilla y tuvieran que hacerlo a pie, ya que el agua no llegaba a cubrirles ni las rodillas.
Ayer el ambiente, según comentó Elena Tamurejo, era muy distinto al de 2017 cuando el pueblo llegó desanimado a despedir el año sin uno de los acontecimientos más esperados en el municipio de montes. «Esta vez es distinto, la gente ha recuperado la ilusión y está muy animada, los jóvenes de hecho llevan unos días preparando las barcas y se prevé que lleguen al Robledo más visitantes, por lo que hoy va a ser un día festivo del que disfrutará todo el pueblo».
A las 12.00 horas se producirá el tradicional baño en el agua del Bullaque y dos horas después, a las 14.00 horas, las migas y las judías populares para los vecinos de El Robledo.
«Las fin de año pasado fue muy triste por ver nuestro río tan mal y aunque este año no es que sobre el agua, la gente está muy motivada y de una manera o de otra, en el Robledo no se va a perder la tradición de despedir el año en el agua del Bullaque», indicó Tamurejo. 
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Ciudad Real se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD