La Tribuna de Ciudad Real
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

23 de enero de 2018
Provincia
Medio Ambiente

Los efectos de las semillas blindadas en la perdiz roja

latribunadeciudadreal.net - lunes, 21 de junio de 2010
Un estudio analiza cómo afecta a la especie el consumo de las semillas que antes de su sembrado se tratan con diversos plaguicidas

Un estudio del Grupo de Toxicología de Fauna Silvestre del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC) intenta identificar y cuantificar los efectos que los plaguicidas agrícolas tienen en la perdiz roja en España. Manuel Ortiz, miembro del equipo de trabajo del Grupo de Toxicología del IREC que dirige el doctor Rafael Mateo, explicó a EFE que el estudio analiza cómo afecta en la perdiz roja el consumo de semillas de cereal blindadas, que son aquellas que previo a su sembrado en el campo se tratan con diversos plaguicidas para evitar que tanto éstas como sus brotes sean atacados por hongos e insectos.

Ortiz señaló que durante la época de siembra, en otoño, las perdices basan su dieta en las semillas que quedan en superficie y, si éstas han sido tratadas con algún plaguicida, su consumo puede producirles intoxicación y, tal vez, suponer un riesgo para las poblaciones.

Dado que las perdices constituyen un recurso cinegético importante en España, la Real Federación Española de Caza (RFEC) y la Oficina Nacional de la Caza (ONC) se han mostrado preocupadas por este hecho y han encargado realizar un estudio experimental para analizar los efectos que el consumo de semillas blindadas puede producir en las perdices.

El estudio tiene por objetivo analizar, a lo largo de tres años, los efectos de una muestra representativa de los compuestos aprobados por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) para tratamiento de semillas. Durante este primer año, los científicos analizarán los efectos del consumo de semillas tratadas con tres tipos de plaguicidas; dos fungicidas (tiram y difenoconazol) y un insecticida (imidacloprid), para lo cual utilizan ejemplares de perdiz criados en la colonia de perdices que mantienen en la Dehesa de la Finca Galiana en Ciudad Real.

Los primeros resultados, señala el investigador, «ponen de manifiesto que, para dos de los tres plaguicidas analizados, el consumo de semillas de trigo tratadas con la dosis de aplicación recomendada por el Ministerio de Medio Ambiente y Rural y Marino produjo una intoxicación de los animales que en algunos casos llego a ser muy severa».

Como cabía esperar, sostiene, «el imidacloprid, que es un insecticida, fue el compuesto más tóxico de los tres utilizados, pues está diseñado para actuar sobre animales, mientras que los otros dos están diseñados para actuar sobre hongos, y tiene lógica que resulte más tóxico para las perdices el primero que los segundos».

secuelas. Comenta que este insecticida ha resultado ser altamente tóxico para las perdices, pues, cuando las semillas fueron tratadas con una concentración de insecticida similar a la recomendada para el uso de semillas, las aves perdían peso y mostraban indicios de anemia y de depresión de la respuesta inmune, mientras que cuando esta concentración aumentaba al doble, las perdices sufrían una elevada tasa de mortalidad. También el tiram, a una concentración similar al doble de la recomendada para el tratamiento de semillas, produce algunos casos de mortalidad y pérdida de peso, mientras que el difenoconazol, por su parte, apenas ha producido efectos importantes en los análisis realizados hasta ahora.

Tras los primeros resultados del ensayo, ahora los científicos trabajan en profundizar aún más sobre los efectos de estos productos, explica Ortiz, centrado en averiguar cómo afectan los plaguicidas a la condición (peso) de las perdices, así como a la reproducción, en términos de fertilidad, fecundidad, viabilidad de los huevos y crecimiento de los pollos.

Además, dice, «estamos analizando cómo responde el sistema inmune ante la exposición a los tóxicos y, como indicador de los efectos a nivel metabólico, estamos cuantificando el estrés oxidativo producido por los compuestos, esto es, los daños potenciales que los radicales libres que se producen en organismo como consecuencia del metabolismo de los compuestos ingeridos pueden producir sobre diversas células y tejidos del cuerpo».

La RFEC y la ONC, a raíz de estos primeros resultados, barajan plantear a las administraciones correspondientes que se adopten medidas que puedan evitar estos efectos negativos.

Ambas instituciones contemplan también la posibilidad de que este estudio pueda ampliarse para analizar los efectos que herbicidas e insecticidas, aplicados masivamente en el proceso agrícola de cereales, viñas y olivares, pueden tener sobre las poblaciones de perdiz roja en España.

Grupo Promecal
La Tribuna de Ciudad Real se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol