La Tribuna de Ciudad Real
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Reconocimiento al papel de las diputaciones y la Carta Magna

A. Criado - martes, 4 de diciembre de 2018
Reconocimiento al papel de las diputaciones y la Carta Magna - Foto: Tomás Fernández de Moya
El Palacio Provincial se vistió con su mejores galas para la celebración de un acto institucional de reconocimiento a los diputados y diputadas provinciales de las diez corporaciones democráticas (1979-2019)

El Palacio Provincial se vistió este martes con su mejores galas para la celebración de un acto institucional de reconocimiento a los diputados y diputadas provinciales de las diez corporaciones democráticas (1979-2019), un evento incluido en el programa de actividades para conmemorar el 125 aniversario de este emblemático edificio en el que se hizo una defensa de la Constitución, que este jueves cumple 40 años, y un homenaje a la labor municipal, «la mejor política, la política en estado puro». Así lo puso de manifiesto el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que afirmó que a la clase política de este país le iría «infinitamente mejor», si fuera obligatorio pasar por un ayuntamiento, como alcalde o concejal, antes de acceder a una administración de rango superior. «Los alcaldes y concejales, especialmente en los pueblos pequeños, son minuciosamente analizados por sus ciudadanos, que saben cuándo cumplen o no, por lo que no pueden esconderse de la gente», enfatizó. García-Page felicitó a la Diputación de Ciudad Real por la organización de «un acto de buena memoria», fundamentalmente con aquellos que ya no nos acompañan, e igualmente de «justicia e inteligencia», ya que para el presidente autonómico, «el ámbito municipal es la parte más hermosa y compleja de la política en su conjunto y, algunas veces, también la más desagradable». En este punto, hizo una defensa de las diputaciones, afeando la actitud de aquellos que las pusieron en el punto de mira cuando estalló la crisis económica, que «no fue culpa de ninguna institución ni gobierno, sino de la falta de valores y la especulación». El presidente de Castilla-La Mancha recordó que a la hora de apretarse el cinturón, «las diputaciones fueron las primeras administraciones en ponerse al día», y puso como ejemplo a la de Ciudad Real, «sin ningún euro de deuda y con dinero ahorrado que no puede gastar». También subrayó el papel «clave» de las provincias, «muy importantes a la hora de poner freno a las ansias de identidades un poco egoístas». Por último, García-Page instó a celebrar «a conciencia» los 40 años de la Constitución, «la mejor época de España en sus 500 años de historia». «Nunca en tan poco tiempo ha cambiado tanto el país», sentenció. Por su parte, el presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, manifestó que si hoy se cuenta con una institución «saneada en lo económico, reconocida socialmente en lo político y eficaz en la gestión», no es mérito exclusivo de los 27 políticos que ahora ocupan el salón de plenos, «lo es también gracias a los trabajadores y trabajadoras de esta casa y lo es, sin duda, por la gestión que todos ustedes hicieron antes que nosotros», en referencia a los 134 diputados que se dieron cita en este acto institucional (198 en toda la etapa democrática). Todos ellos recibieron un facsímil del documento original de la escritura del solar sobre el que se edificó el Palacio Provincial y una réplica personalizada del edificio. Caballero tuvo un recuerdo especial para aquellos corporativos que ya han fallecido, un total de 33, mencionando expresamente a dos que le antecedieron en el cargo como presidente: Eloy Sancho y Jesús Garrido. Su hijo y su viuda, respectivamente, recogieron los reconocimientos, en uno de los momentos más emotivos de la tarde. «Ellos tuvieron el honor de presidir esta Diputación y me consta que siempre lo hicieron con lealtad institucional y respeto a los adversarios, con determinación y esfuerzo buscaron el bien común y contribuyeron a mejorar la vida de nuestros paisanos», resaltó. Al igual que Emiliano García-Page, José Manuel Caballero apeló a la unidad de los demócratas y tuvo palabras de reconocimiento tanto para la Constitución como para las diputaciones. «Frente a los que de manera poco rigurosa en lo jurídico y desde el total desconocimiento en lo político proponen su desaparición, conviene recordarles que además de su utilidad, especialmente para los municipios y las zonas rurales, las diputaciones tienen pleno reconocimiento constitucional». Sobre la Carta Magna, dijo que «todos somos muy conscientes de que su aprobación en 1978 ha supuesto el periodo histórico más duradero de convivencia pacífica y en libertad de todos los españoles». «Nació del diálogo, del acuerdo y de la renuncia a las propias posiciones, en definitiva, de una interpretación integradora de los deseos, los valores y las esperanzas de todos los ciudadanos», remarcó para parafrasear a continuación al político ciudadrealeño Manuel Marín, que falleció hace justamente un año: «Se consiguió que ganáramos todos, que triunfáramos juntos todos los españoles». En representación de los alcaldes y concejales, Pilar Zamora, alcaldesa de Ciudad Real, que también tuvo palabras de recuerdo para Manuel Marín, «un gran compañero y político», hizo hincapié en que los pueblos y ciudades le deben mucho al trabajo de la Diputación, que pone en marcha numerosas acciones para que nuestra tierra «siga avanzando». 
 

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Reconocimiento al papel de las diputaciones y la Carta Magna Tomás Fernández de Moya
Reconocimiento al papel de las diputaciones y la Carta Magna - Foto: Tomás Fernández de Moya
Reconocimiento al papel de las diputaciones y la Carta Magna Tomás Fernández de Moya
Reconocimiento al papel de las diputaciones y la Carta Magna - Foto: Tomás Fernández de Moya
Grupo Promecal
La Tribuna de Ciudad Real se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD