Tráfico duplica los controles de drogas y superan los 3.200

Manuela Lillo - viernes, 11 de enero de 2019
Tráfico duplica los controles de drogas y superan los 3.200 - Foto: Pablo Lorente
En el 40,51 por ciento de los casos arrojó un resultado positivo, castigado con mil euros y la retirada de seis puntos

‘Cazar’ a los conductores que hayan consumido drogas y alcohol y evitar así los riesgos que suponen en la carretera. Este es el objetivo de los controles que se desarrollan por parte de Tráfico y que han registrado un incremento significativo en la provincia de Ciudad Real. En concreto, el número de controles de drogas efectuado a lo largo del pasado año 2018, a falta aún de añadir las pruebas realizadas en el mes de diciembre, anota el doble de controles con respecto a los realizados en todo 2017. En concreto, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil realizó 1.610 pruebas de drogas a conductores de la provincia en 2017, frente a las 3.209 de 2018.
Los resultados que arrojaron estas pruebas dieron lugar a la tramitación de 1.298 infracciones administrativas el año pasado, que también suben un 66,62 por ciento más que en 2017, cuando se tramitaron 779 infracciones de este tipo, mientras que en 2018 se contabilizaron dos infracciones penales por esta causa, de la cual no se registró ninguna en 2017.
El hecho de que la mayoría de los casos se haya castigado con una infracción administrativa guarda relación con la modificación que se llevó a cabo en la Ley de Seguridad Vial, que castiga administrativamente un positivo. Conducir bajo los efectos de las drogas supone automáticamente una multa de 1.000 euros y la retirada de seis puntos en el carné de conducir. Las infracciones penales castigan la influencia de las drogas en esa conducción, para lo que se requiere de la realización de un informe médico o forense, según comentó a este diario el presidente de la Asociación de Automovilistas Europeos (AEA), Mario Arnaldo, quien comentó que dada la dificultad para tramitar ese proceso son «pocos los casos» que se saldan con un delito penal.
Los datos facilitados a este diario por la Dirección provincial de Tráfico a través de la Guardia Civil revelan un descenso en el porcentaje de positivos por drogas de un 16,27 por ciento, teniendo en cuenta que en el ejercicio 2017 casi la mitad de los conductores a los que se le practicó esta prueba dieron positivo (el 48,39 por ciento) mientras que a lo largo de este año ese porcentaje se ha situado en el 40,51 por ciento de las pruebas practicadas.
El jefe regional de Tráfico, Francisco Javier Caparrini, explicó que los controles de drogas son más específicos que los de alcohol, ya que se realizan a aquellos conductores en los que, tras haber dado negativo en las pruebas de alcoholemia, los agentes aprecian síntomas de que conducen con sus capacidades mermadas. De este modo se refirió a la campaña especial desarrollada en diciembre, concretamente del 10 al 16, que en Ciudad Real que se saldó con 65 conductores controlados y 23 denuncias, lo que supone más del 35 por ciento del total. Sin embargo, en la misma campaña del año 2017, realizada entonces del 11 al 17 de diciembre, los conductores controlados con test de drogas fueron 31 y las denuncias 12, el 38,71 por ciento del total.
contra el alcohol al volante. La batalla contra el alcohol es otro de los que más esfuerzos implica para Tráfico. De este modo, cada año se realiza un importante número de pruebas que, además, se ha incrementado en el último año. De este modo, 2018 se cerrará con casi 95.000 pruebas, 94.920 en concreto, a falta de los datos de diciembre, frente a las 83.258 de todo 2017. Esto supone un incremento del 14 por ciento.
En este caso, los controles han dado lugar a la tramitación de casi un millar (988) infracciones administrativas durante este año, frente a las 939 del año 2017, y de 160 infracciones penales, mientras que en 2017 fueron 170, por lo que Tráfico apuntaba a un descenso del 5,88 por ciento que todavía se debe confirmar con los datos de cierre de las campañas de Navidad. La legislación contempla que si la tasa detectada de alcohol en los conductores (en los normales y no nóveles y profesionales) se sitúa entre los 0,25 y 0,50 miligramos en aire espirado se sanciona con 500 euros y cuatro puntos en el carné; si es de entre 0,50 y 0,60 la multa es ya de 1.000 euros y seis puntos; y si la tasa es superior a los 0,60 se imputa un delito al conductor, como recordó el responsable de la Asociación Automovilistas Europeos.
Los datos de la Agrupación de Tráfico de Ciudad Real durante este 2018 ponen de manifiesto que se han registrado hasta 160 delitos por superar la tasa o conducir bajo la influencia del alcohol o las drogas, además de siete por conducción temeraria, 12 por la negativa de someterse a las pruebas establecidas y hasta 121 por carecer de la licencia o el permiso de conducir. A esto hay que añadir nueve delitos más por excesos de velocidad punibles y uno por poner en grave riesgo la circulación, según los datos de la Jefatura Provincial de Tráfico. 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Ciudad Real se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD